14. jun., 2017

PRECAUCIONES DURANTE LA TEMPORADA DE LLUVIA.

Ha comenzado la época lluviosa y junto con ella aumentan los casos de ciertas infecciones que pueden afectar a tu mascota. El incremento de la humedad en el ambiente genera múltiples reacciones en el ecosistema, la más evidente es la aparición de pulgas y garrapatas en los perros debido a que buscan permanecer más tiempo en un huésped para evitar ahogarse en los reservorios en los que habitualmente se mantienen, también migran a lugares más secos como dentro de nuestras casas o lugares techados para continuar el ciclo reproductivo. Para evitar que tu perro o gato se conviertan en portadores de estos ectoparásitos es necesario que mantengan una protección química ya sea en los ácidos grasos de la piel con una pipeta o con una protección química en el torrente sanguíneo proporcionada mediante dosis orales de bajo impacto hepático. No esta demás que realices fumigaciones en tu casa con productos para erradicar los reservorios de pulgas o garrapatas sobretodo en lugares secos y oscuros que son el hábitat común de dichos ectoparásitos, teniendo en cuenta siempre las medidas de precaución necesarias para evitar intoxicaciones en humanos y mascotas. Recuerda que es importante reducir el radio de acción de los ectoparásitos (pulgas, garrapatas y ácaros) ya que son vectores de transmisión de enfermedades entre los animales.

Otra infección que ha registrado un repunte de casos es el parvovirus, que es una enfermedad viral canina que afecta sobre todo a los cachorros entre los 0 y los 14 meses de edad, caracterizada por causar intensas diarreas sanguinolentas, vómitos y falta de apetito que en la mayoría de casos terminan en la muerte del cachorro en muy poco tiempo. El parvovirus se contagia principalmente por la ingesta de aguas o alimentos contaminados con el virus, también por el intercambio de fluidos como la saliva de perros contagiados; sin embargo la taza de contagio en cachorros es alta en especial si no han seguido los protocolos de vacunación adecuados. Las lluvias favorecen el estancamiento de aguas contaminadas que se vuelven reservorios para el virus, por lo que es necesario verificar que nuestras mascotas consuman solo agua filtrada o agua embotellada previamente tratada para consumo humano, de esta manera prevenimos que se infecte con el virus, además es necesario mantener limpias y desinfectadas las áreas donde nuestra mascota permanece, y sobre todo mantener al día los controles de vacunación de tu perro ya que la vacuna conocida como quíntuple o pentavalente es la que previene la infección de dicha enfermedad.

Las aguas lluvias y aguas estacadas en nuestro patio o lugares abiertos favorecen la generación de patógenos de tipo bacteriano que pueden causar enfermedades de tipo gastrointestinal que también experimentan aumento durante el invierno, evita que tu mascota beba agua estancada. Esta época también favorece la reproducción de insectos que son vectores de infección, como la mosca que porta en sus patas muchas bacterias que suelen depositar en los alimentos de humanos y macotas; para prevenir esto debemos mantener limpios los depósitos de agua y alimentos, evitando que la comida permanezca mucho tiempo en el plato ya que puede ser contaminada con las bacterias que estos insectos transmiten.  Es importante que los controles antiparasitarios de tu mascota estén al día ya que los parásitos intestinales tienen un aumento reproductivo durante las temporadas de lluvias.

La humedad del ambiente es un elemento que propicia la generación de hongos en la piel de los perros. Los nudos, falta de limpieza y cuidados del pelaje de los mismos es un hábitat fértil para que los hongos infecten la piel y causen problemas dérmicos subyacentes. Para evitar esto debes dedicar un tiempo a diario para cepillar el pelaje de tu mascota, en especial el de razas como frech poodle, cocker spaniel, maltés, schnauzer, shih zu, y perros de razas grandes como siberian husky, chow chow, malamute y en general cualquier perro con pelajes largos para evitar la formación de nudos que retengan humedad y suciedad. Después de cada baño hay que asegurarse que el secado sea total para evitar la humedad en el pelaje.

Recuerda que ante cualquier síntoma, en especial los gastrointestinales (falta de apetito, vómitos, cambio en la consistencia de las heces), es importante visitar a la brevedad posible la clínica veterinaria para dar un tratamiento oportuno a cualquier padecimiento que esta temporada de lluvia trae consigo. Además mantener al día los controles de ectoparásitos (pulgas y garrapatas), parásitos internos y vacunación de tu mascota, así pasara una temporada más de lluvias sin ningún problema de salud. No esperes a que tu mascota lo pase realmente mal consulta oportunamente con el médico veterinario.