20. dic., 2016

FELICES FIESTAS PARA TU MASCOTA.

FELICES FIESTAS PARA TI Y TU MASCOTA.

Pero ¿En realidad son felices para tus mascotas?

En estas fiestas de fin de año muchas cosas que nosotros consideramos divertidas no son muy agradables para nuestras mascotas, desde los ruidos producidos por la quema de pólvora, ruidos estridentes como música a volumen alto o risas  pueden causar episodios de estrés muy fuertes en perros y gatos.

Pero ¿Por qué algo inofensivo para nosotros como el ruido estridente es tan atemorizante para nuestras mascotas?

Tanto perros, como gatos, poseen una sensibilidad auditiva más aguda que la nuestra, por lo que el simple sonido de un pequeño petardo puede parecerles a ellos el sonido de una granada explotando. Todos los animales poseen un mecanismo evolutivo que les permite reaccionar de dos maneras ante el peligro (de hecho nosotros también lo poseemos pero, se ve afectado por muchas más variables) prepararse para enfrentarlo o huir; esta decisión es tomada en base a los niveles hormonales de cortisol y dopamina de cada individuo pero también depende del grado de amenaza al que se enfrente; por lo general al escuchar un ruido tan estridente la mayoría de perros y gatos se rinde ante una amenaza que consideran demasiado grande para enfrentar y optan por huir. Es entonces que se desatan los ataques de pánico y ansiedad, la mayoría busca esconderse (bajo los muebles o en lugares poco accesibles) y presentan actitudes agresivas incluso con los mismos dueños, pierden el control de sus esfínteres o pueden incluso huir de casa.

Otra causa de estrés en perros y gatos durante las fiestas son las visitas de amigos o familiares ajenos a la casa. Por naturaleza todo animal es territorial, si detecta a personas  ajenas al entorno habitual el comportamiento normal es mostrarse agresivo para proteger su espacio y a los miembros de su familia.

En ambos casos la solución puede ser utilizar un tranquilizante oral que se dosifica en base al peso del animal, el efecto es solo relajante y tranquilizante (es decir que no duerme al animal) y reduce la reacción ante estímulos estresantes y el efecto dura un par de horas. Consulta a tu medido veterinario sobre esta opción.

Durante las fiestas siempre hay mucha comida deliciosa y tu mascota lo sabe, pero recuerda que nada de lo que prepares para la cena navideña y de fin de año es recomendable para que tu mascota lo coma. Hay que estar pendientes de lo que las visitas u otros familiares le dan de comer a tu perro o gato. Evita que tu mascota coma:

  • Huesos de pollo, pavo, res o cerdo.
  • Salsas o aderezos.
  • Carnes rojas o blancas que hayan sido preparadas para consumo humano.
  • Sobras de comida en general.
  • Dulces.
  • Galletas de consumo humano.
  • Chocolates.
  • Postres.
  • Licores.

Todo lo anterior está contraindicado para tu mascota, si deseas que celebre con algo delicioso prepárale algo especial con comida húmeda (enlatada), verduras o carne sin ningún tipo de condimento. Recuerda que los casos de intoxicación, problemas gástricos u obstrucciones por ingesta de hueso son comunes posterior a las fiestas, que tu mascota no sea uno de esos casos.

Finalmente y con las recomendaciones antes dichas le deseamos a tu mascota unas FELICES FIESTAS.